Entendemos que una empresa se desenvuelve dentro de un sistema sociocultural determinado y forma parte de una intrincada red de interacciones, que en conjunto con el ser humano dan forma a un sistema mayor. Una configuración caracterizada, no solo por su dinamismo e incertidumbre, sino que también por su limitaciones en términos de disponibilidad de recursos y capacidad de asimilación de residuos.